SEAMOS TODOS “ENFERMOS”

El cruel trato diario sobrepasa muchos sentimientos  va creciendo cada vez  a medida que nos vemos obligados a seguirlo, ¿Por qué? Será que ya lo asimilé o simplemente lo adopte a para mi vida. Sin saberlo todos actuamos sin determinar que estamos compartiendo las mismas cosas.  Un buen saludo, un buen gesto una sonrisa un gracias un por favor  y muchas  más actitudes con las cuales si las tuviéramos  más en cuenta  tan solo un momento  irá sumando cambios en nuestra vida, esas pequeñas cosas que hacen grandes personas  son solo un acto como muchos los llaman de decencia.  

 

Cierto día me preparaba para una larga jornada el cual agrupaba muchos más conflictos para afrontar  como el de lidiar con el indecente chofer, la tía vulgar, el doctor antipático en fin,

Todo esto lo veía como una carga diaria  ya mi ser se había acostumbrado a este tipo de vida el cual la misma sociedad  obliga a ello.  Por más que uno ofrezca un saludo, un buen gesto o una buena frase hay personas  que ni lo devuelven y otras que ni te determinan. Ahh entonces para que saludar  mejor sigo  mi camino observando el horizonte y ya está.  Pero NO, esto es muy necesario  aunque algunos no lo crean. Porque un buen saludo es desearle al prójimo un buen día lleno de bendiciones.

Además de ser una gesto de bondad. Es un espejo el cual puede reflejar cambios para otra persona que te mira.

 

A medida que avanzaba mi medio de transporte iba observando  la ciudad que me rodeaba, veía como las personas llegaban a su destino, como  el  chofer  realizaba maniobras peligrosas con su auto en fin, cosas que uno mira mientras llega a su trabajo. Al paso de unos minutos en el bus solo quedaba  una muy linda chica Y yo,  estaba sentada atras mio. En ese momento en el que el bus seguía su rumbo.   Paso por una calle muy particular exactamente en una esquina  se encontraba un señor,  me quede observando, al ver hacia donde estaba la chica me di cuenta que ella también lo miraba.  Seguíamos observando al señor  cuando de un momento a otro alzo su mano y emano de él una grandísima sonrisa  el cual su mirada mostraba  inocencia, felicidad, y mucho entusiasmo. En un pequeño momento  mi mente hizo un stop. Y  automáticamente sonreí  y le devolví un gran saludo alzando también mi mano.  Mientras avanzaba el bus  no le quitaba la mirada y él seguía sonriendo y saludando. Al darme cuenta la linda chica también estaba con la mano saludando al señor viéndolo desde la ventana trasera  y sonriendo  igual que yo. Vi como emanaba de la cara de la chica los mismos gestos que me produjo el señor al verlo. Era notorio que el señor es una persona con una mal llamada “enfermedad” sindrome de down .   Y digo mal llamada enfermedad porque esas personas no son enfermas al contrario son dones que Dios otorgo para hacer que  las personas nos demos cuenta que la vida es simplemente para vivirla, pero con amor, felicidad, cariño, inocencia en fin con todo lo bueno que podamos dar.

Luego  le di un gran saludo a la chica y me lo devolvió  de igual manera,  y simplemente sonreímos.  

 

Al bajarme del bus  sentí un cambio  no paraba de pensar en ese momento y llegue con una actitud diferente a mi trabajo y desde ese día  siempre saludo  con la misma expresión del Señor de la esquina.

 

Y porque no todos somos” Enfermos”. SI como el supuestamente enfermo señor  de la esquina. Yo  ya soy un enfermo. Tu porque no te enfermas como yo y cambias esas actitudes  y  adoptas en tu vida la FELICIDAD.

 

Para todo lo que hagamos  tengamos una buena actitud y una gran sonrisa para dar. Y recuerda que todo lo que hagamos  se refleja y se proyecta  para otras personas.

 

Por Cristian Valencia

 

 

 

¡APRENDE A SER, HACIENDO!

 

Cada paso que des hazlo con sabiduría  y piensa que alrededor tuyo hay gente que te admira por alguna muy grande o pequeña razón. Solo imagina que tal razón eres Tú y como Tú eres el que decides, piensa que quieres ser… alguien grande o pequeño.

 

Renueva tu mente para así llegar a lugares donde nunca creíste llegar.

 

Interpreta que es lo que la gente espera de ti, demostrándolo en el trabajo bien hecho. 

 

Sobrepasa el nivel que creíste  último ya que cada día te puedes superar MÁS. MUCHO MÁS.

 

Tu talento es lo más importante. No pienses que lo que haces es mejor o peor, solo piensa que es único.

 

Ama todo lo que hagas ya que así  no te darás cuenta lo difícil que es hacer las cosas bien hechas.

 

No temas de los grandes retos en si son solo pruebas y las pruebas son solo medidas y las medidas las tomas TU.

 

Comprométete más en tus talentos y piensa que sin ellos es muy difícil alcanzar el éxito.

 

Hazlo. Pero hazlo como debe ser, siempre habrá un obstáculo pero proyecta tu mente para convertirlo en materia gris.

 

Ordena tus ideas. Paso a paso con Paciencia y orden, Una buena secuencia la cual me debo guiar.

 

Une tus talentos, solidifica tu capacidad de creación, comparte con tu prójimo. Se agradecido y siempre ten una actitud positiva para cualquier momento de tu vida. De nada sirven estas reflexiones si no optas por ser mejor persona, más que un buen artista un buen SER.

 

Por Cristian Valencia

Por Cristian Valencia